Logo
financiado organizado

EXPERIENCIAS PERSONALES

post-img

Biografía de Ángeles Angulo

Por el cambio de nombres de la empresa, me quedé sin paga

Nací un siete de febrero de mil novecientos veinticinco rodeada de mis padres y dos hermanos, Rosario y Rafael. En total éramos 5 en la familia. De muy pequeñita empecé a ir a la escuela, situada en el parque del pueblo de Palma del Río (Córdoba) no faltando ni un solo día. Yo les decía a mis padres: «No puedo faltar ni un día a clase, porque ese día que faltara no aprendía lo que el maestro enseñaba».

El año 36 contaba mis once años cuando empezó la Guerra Civil y nos vinimos a Córdoba a vivir con mi tía Belén (hermana de mi madre). Ella vivía en el Alcázar viejo, C/ Martín de Roa nº 24. Mi padre era jardinero y empezó a trabajar en el Palacio y en el Seminario (futuros sacerdotes). Ahora tengo en Denia un nieto, que también es un buen jardinero. Si viviera mi padre para verlo…

Mi madre y mi hermana decidieron internarme en el colegio de monjas adoratrices donde estuve los tres años que duró la Guerra. Pero al terminar tuve que dejar el colegio para dejarlo a los huérfanos pero yo seguí mis estudios con monjas escolapias y ahí es donde aprendí mecanografía y taquigrafía. Al terminar los estudios,  con 17 años, para colocarme en oficinas necesitaba hacer el Servicio Social que consistía 3 meses en escuela hogar, y otros tres meses para ir a colegios de huérfanos de guerra a darle de comer, vestirlos, asearlos… en total 6 meses de trabajo.

Y ya llegó el momento deseado. Todavía con mis 17 años hice oposiciones en las Oficinas de Abastecimientos y transportes y las aprobé, así que en 1942 entré a trabajar con el Inspector Jefe D. José González Caballero y el secretario técnico se llamaba D. José Sanz Ortiz. Estuvimos trabajando hasta el año 1952 y al final de dicha etapa nos indemnizaron.

Entonces yo me coloqué en una joyería de secretaria con el nombre de D. José González Más. Al cabo de algunos años cambió de nombre al del hijo que era González Espaliu. Yo lo hacía todo sola: remesas de letras, bancos y nóminas del personal (muchos trabajadores había). Los sábados tenía que pagar al personal y cuando tenía que introducir en los sobres de cada obrero el dinero me ayudaba su padre D. José González Mas. Pero al cabo de los años, la empresa volvió a cambiar de nombre y se llamó Stilder, Así  que con estos cambios no cotizaban por “la humilde secretaria”. Así que a la edad de mi jubilación me faltaban 700 días y por todo ello es por lo que me ha quedado esta exigua paga.

Año 2006 

Un 24 de Enero de 2006 se abrieron las puertas de esta magnifica mansión llamada “Residencia Séneca”. Yo ingresé con mi marido con 21 años y tres meses de mucho padecer con su larga enfermedad. Yo, a las dos semanas de estar aquí le dije a mi marido: «Paco, estoy cansada de descansar». Pero la desgracia vino a los 35 días. Se me fue y yo me quedé sin él.

Ya dejamos las penas. En estos momentos me encuentro muy feliz en compañía de esta Gran Familia,  que son extraordinarias, super profesionales y cariñosas y yo super feliz en compañía de ellas y también incluyendo a los abuelitos que los quiero mucho.

Con mucha alegría y felicidad vuestra Ángeles Angulo.

 

 

Más noticias