Logo
financiado organizado

EXPERIENCIAS PERSONALES

post-img

Mi llegada a Mijala (Burgos)

Una maestra muy divertida

Me llamo Isabel y he trabajado en la enseñanza durante 36 años y medio. El primer pueblo fue provisional en nuestra provincia, pero el segundo en Mijala (Burgos). Allí es donde tuve más experiencias pues las costumbres eran distintas pero la gente buena y muy generosa y además me acompañaba mi tía, así que nunca me sentí sola y lo pasábamos bomba.

Los medios de comunicación para Mijala no eran buenos. La penúltima etapa era en autobús y la última a pie con las maletas a cuestas (no tenían todavía ruedas pero fue poco camino). Llegamos a un pueblo donde nos hospedamos. Daba gusto ver a toda aquella familia junta desde los abuelos hasta los nietos. A la mañana siguiente llegaron las autoridades a darnos la bienvenida e invitarnos a comer. Después me acompañaron a Mijala y me ofrecieron una bici y un caballo, pero éste resultó ser un burro muy viejo que daba pena verlo, así que no lo acepté, prefería andar aunque a veces eran muchos los KM pero me hice una gran deportista.

En las casas había luz eléctrica, pero fuera no, había que alumbrarse con faroles que creo eran de carburo o gasolina. Tampoco había aseo y las necesidades había que hacerlas donde estaban las gallinas, pero me acostumbré porque era muy joven.

Tuve muchas cosas positivas que podría escribir un libro (pero sería muy largo).

Tenía un trozo de tierra que ellos llamaban pieza, dos nogales y dos ciruelos y además la despensa llena de carne de chino (cerdo) que la aprovechó la dueña del burro.

Mi salida fue a las 4 de la madrugada. El burro con las maletas la dueña del burro tirando de él, mi tía con un garrote para no escurrirse y yo con el farol alumbrando el camino y además nevando. Y contenta llegué sana y salva sobre todo por abrazar a mis padres que eran mayores.

Autora: Isabel Luque Espejo. Residencia Ntra. Sra. De Los Dolores.

Más noticias