Bienvenido a mayoresdecórdoba

Miércoles, 12 de Diciembre

organizado
financiado
post-img

Artículo de opinión

Mi experiencia

Me ha llegado por la dirección de este Centro la Circular “ABC Córdoba ABC córdoba .es” exponiendo los deseos de la Junta de  Andalucía de que, por parte de algunos internos en los Centros de Mayores que aún puedan hacerlo por sus ya limitadas posibilidades, expongan noticias o actividades relacionadas con el Centro, o sus experiencias personales, eventos, actos culturales, etc.

Yo, al menos, agradezco la invitación que se nos hace a todos, aunque se hace un nudo ver que no puedes ni sabes coordinar tales datos para llevarlos al folio. Y tanto es así que, como viejo, recuerdo algunos refranes de mis padres como por ejemplo, que las “costumbres hacen leyes”, que en algo puede tener relación con lo que nos ocurre en el Centro, pues hace muchos años, ya casi siglos, teníamos como un derecho atribuido de nuestros ascendientes, por ejemplo, asiento en el sillón de los de antes, el mejor rincón de la casa en el que hacía menos frío y menos humo en el invierno, que nos atizaran el fuego, que nos trajeran agua para beber, que nos pusieran la comida a la hora apetecida y un largo etcétera de cosillas.

Estas costumbres se iban consolidando como tarea de la hija o nuera con la que convivían, que por no disgustar a los padres o suegros iban adquiriendo un creído derecho por parte de los servidos y un sagrado deber de hijos, y nietos, por ejemplo, sin más. Este continuo y largo periodo de comportamientos es lo que ahora manifestamos y queremos utilizar como derecho por encima de las normas del Centro y de su personal trabajador, que a veces les embaraza su cometido en perjuicio de otros más imposibilitados y necesitados de atenciones más urgentes.

Son muchos los esfuerzos por parte de todo trabajador, especialmente por las clases de gimnasia física y mental del personal especializado en cada tema. Es una lástima que ya nuestros cerebros no “graban” tales enseñanzas, por lo que la profesionalidad del trabajador queda muy empobrecida, “lástima” para todos, especialmente para el personal trabajador que a veces no se ve comprendido ni su trabajo aprovechado debidamente a pesar de su capacidad profesional,  personal y humana, juntamente con la vocacional.  Gracias a la Fundación PROMI, que con la Junta de Andalucía está dirigiendo y patrocinando este Centro para el mejor bienestar de nuestros últimos días de nuestras ya agotadas vidas.

Ruego encarecidamente, que este artículo si es que merece su publicación, no lleve mi nombre, sólo quedara registrado en la Dirección de este Centro.  Sólo que mi edad es de 87 años.

 

C.R.M.  Virgen del Castillo, Carcabuey, Octubre de 2018