Bienvenido a mayoresdecórdoba

Miércoles, 17 de Octubre

organizado
financiado
post-img

El arte oculto

Artista por naturaleza, aunque no esté reconocida. Retratos, pinturas al óleo, figuras de escayola, bordados... cualquier cosa que se te ocurra te lo hace ella

Hoy os hablaremos de una mujer muy especial, Rosario Ariza Pelaez, de 85 años de edad, nacida en una aldea de Priego “La Carrasca”, aunque ella se considera cañetera. Su madre Serafina, su padre Manuel, cinco hermanos, todos machos, menos ella que es hembra, claro.

En su juventud le gustaba coser, se hacía su propia ropa y bordaba, cuidaba y guardaba las cabras y los cerdos con su buena amiga Angelita y sobre todo ayudaba a sus padres en todo lo que necesitaban.

Solo fue tres días a la escuela, se tuvo que salir para poder ayudar en las tareas de casa; no realizó ningún viaje porque en aquellos tiempos no se podía.

Cuenta que le hubiera gustado aprender a bailar, que se quedó con las ganas, porque en unos de los intentos que hizo por ir al baile con las amigas se enteró su padre y no le dejó ir nunca más.

Se casó con Juan López López, quedándose viuda muy joven; no pudieron tener hijos, por cosas de la vida; aunque tiene una familia espectacular que la cuida, la mima… la quieren con locura, de todos modos no cuesta mucho trabajo quererla y cogerle cariño porque ella se deja querer; hace que todo sea más fácil, que parezca sencillo.

Qué deciros de su arte oculto… cuando lo vimos por primera vez nos quedamos sorprendidas y con la boca abierta “¡Imposible que lo haya realizado ella!”; pero sí, sí son de ella, en todos aparece su firma para que quede constancia y alguien como yo se lo crea.

Es una artistaza; aunque lo mejor de ella es su persona, su forma de ser: noble, amable, sincera, amiga, risueña, encantadora… todos/as le tenemos un cariño especial.

Casi todas las personas con las que hablo tienen un trocito de ella… unas sábanas bordadas, un juego de toallas con las iniciales, cuadros… Va derrochando arte por los cuatro “costaos”.

Las manualidades en la terapia las hace como nadie, con un cariño y una sensibilidad especial, poniendo todo lo que tiene en lo que realiza, desviviéndose por los demás y ayudando en lo que pueda, siempre está cuando se la necesita.

Además de todo esto, es amante de los animales, les apasiona. Me regaña y se enfada cuando no veo algún bichito en el suelo y lo voy a pisar sin darme cuenta. Y a mí me entran los siete males cuando veo alguno.

Todas las obras y manualidades que ha realizado a lo largo de su vida deberían de estar expuestas en un museo, porque ese talento debería de verlo todo el mundo y no quedar en el olvido; por eso os lo mostramos aquí para poder verlo siempre.

Te queremos Rosario.

Autora: Esperanza Navarro