Bienvenido a mayoresdecórdoba

Sábado, 19 de Enero

organizado
financiado
post-img

Entrevista a mis amigos

Trocitos de historias

Me ha parecido buena idea hablar con mis compañeros y conocerlos un poco mejor, no a todos por que sería un trabajo muy extenso, pero algo representativo; así que esta semana me he disfrazado de periodista y he hecho algunas entrevistas que a continuación os dejo para que podáis haceros una idea:

Francisca es una mujer de 83 años, estuvo dos años de noviazgo y se casó con 21 años. Eran dos hermanas, pero su hermana murió y, por circunstancias de la vida y por la guerra, se tuvieron que ir con una hermana de su padre. Esta señora era un poco autoritaria, que le hizo la vida un poco infeliz, por lo que decidieron casarse tan jóvenes. Ha tenido 4 hijos y cada uno está en sus trabajos y, como ella no podía estar en casa sola, se vino a la residencia, pero solo de día, a medio día se va a su casa, donde una mujer la cuida tarde y noche.

Elia tiene 83 años, se casó a los 23 años y a los 25 se quedó viuda con una cría de 6 meses. Su marido tuvo un accidente con una moto que chocó con un carro de mulas. Tuvo que trabajar muy duro para salir adelante, se fue a Barcelona a la fábrica de Siemens, donde trabajó 55 años. Su hija vive en  Valencia, pero su nieta vive aquí, en Palma del Río, y por estar más cerca de ella se vino a la residencia, porque no quería ser una carga para su hija; lleva aquí un año.

Mari Ángeles, de 82 años, se casó a los 18 años después de 5 años de novios, y su matrimonio duro 5 años, él tenía un tumor.  No quiso tener hijos, cuando se casó él tenía 40 años, era viudo y su madre no quería verlo solo y por eso se casó ella tan joven. Cuando murió su marido se tuvo que poner a trabajar como empleada del hogar, hasta que se cayó y se rompió la cadera, por eso se vino a la residencia hace tres meses.

Manoli tiene 74 años, con 22 años se casó después de 8 años de novios. Él le llevaba 38 años y tuvieron tres hijos. Ingresó en la residencia después de sufrir un ictus, hace 4 años que está aquí en la residencia pero ella es feliz aquí, siempre tiene una sonrisa en su cara.

Agustín, 91 años. Se casó con 26 y ella con 24 años, estuvieron juntos 63 años de matrimonio, tuvieron tres hijos, pero uno de ellos se murió con dos años y medio. Tras la muerte de su esposa pensó que sus hijos con sus trabajos y obligaciones no podrían supervisarlo en su casa, así que ingresó en la residencia, aunque hubiese preferido quedarse en casa. Es el artista de la residencia, ya que hace trabajos de marquetería preciosos.

Ángeles, 83 años, se casó después de 9 años de novios. Los dos tenían 27 años. En el 2003 se quedó viuda con 67 años, no tuvieron hijos, ha trabajado en Telefónica. Vivió en Alemania 9 años. Hace 1 año se vino a la residencia por cuestión de soledad, sus sobrinos la cuidan y vienen a verla regularmente, le va bien en la residencia, pero ella dice que estaría mejor en su casa.

Tránsito y Antonio son un matrimonio muy lindo, los dos tienen la misma edad, 77 años. Estuvieron de novios 10 años y llevan casados 28, solo tienen un hijo. Él era carpintero ebanista y a ella le gustaban mucho las cosas de bricolaje y pusieron una tienda. Cuando se recupere de su patología se vuelven a su casa que ya la tienen adaptada.

Bueno, todas estas personas tiene una historia propia, pero la mayoría están aquí porque no quieren ser una carga para sus hijos. La vida te da tantas vueltas que te llevas toda tu vida luchando para criarlos y al final sigues pensando en no ser la carga para ellos.