Bienvenido a mayoresdecórdoba

Lunes, 26 de Agosto

organizado
financiado
post-img

Ésta es mi vida

Siempre he estado vinculada a este centro de las Hermanas Mercedarias de la Caridad

Mi nombre es Isabel Luque Jiménez y soy de La Rambla. Tengo 83 años. Me encuentro en la residencia Santo Cristo de los Remedios desde hace 15 años, situada en el mismo pueblo donde nací. Cada día que pasa me alegro más de la decisión que tomé. Tengo que decir que, aunque tengo esta edad, me considero una persona joven y activa.

Mi vida siempre ha estado vinculada a este centro. Hace muchísimos años, esta casa era un colegio, que dirigía la misma orden de las Hermanas Mercedarias de la Caridad que se encuentran en la actualidad. En aquel colegio entré con la edad de tres años para educarme, recuerdo con mucho cariño a mi profesora sor Elvira Gálvez, aún conservo las notas que tengo, en todas sobresalientes.

Del colegio me salí con 18 años para atender la tienda de ultramarinos que tenían mis padres. En la tienda estuve durante más de 30 años y vendíamos de todo: congelados, lotería nacional, tabaco, comestibles y unos pececitos salados que encantaban a los niños.

Quién me iba a decir a mí que a los 83 años me encontraría en la misma residencia. Las compañeras que tengo me quieren muchísimo y yo a ellas. Las trabajadoras son unas niñas muy buenas, las considero como hermanas mías.

Tenemos una capilla muy bonita en la que todos los días nos dice la santa misa el párroco de la iglesia de la Asunción, un sacerdote muy joven, muy agradable y muy santo.

Las comidas son como las de un hotel de cinco estrellas. En ocasiones especiales, como por ejemplo el día de las Mercedarias, las comidas son aún más extraordinarias con toda clase de aperitivos y postres.

En la residencia también tenemos peluquería, salones de estar, gimnasio y salón de manualidades con unas profesoras muy jóvenes y muy listas de Montemayor.

Después de la gimnasia y el rezo del santo Rosario, que una servidora reza a diario para todos los residentes, me dispongo a salir a la calle para hacer un poco de senderismo y así mantenerme en forma, para antes de las 13:00 estar de vuelta, ya que a esa hora se almuerza. Las tardes las paso en mi habitación viendo el programa de Juan y Medio y Eva.

Por la noche me gusta rezar mis oraciones que mis padres (Q.E.P.D.) me enseñaron. Además, me gusta cantar coplas religiosas y escuchar las canciones de Sarita Montiel. Les envío un fuerte abrazo a todos los que lean una parte de mi vida.