Bienvenido a mayoresdecórdoba

Miércoles, 12 de Diciembre

organizado
financiado
post-img

Remontar el vuelo

Hoy le digo al mundo entero que vuelvo a tener ilusión y ganas de vivir

Me llamo Ana, y quiero contar mi experiencia en el Centro de Día de Dos Torres, de la Fundación PRODE.

Hace cuatro meses tuve una caída, con la mala fortuna, de que me rompí la cadera derecha. Me operaron en Pozoblanco, y en el pueblo me aconsejó una  vecina, que su familiar ya había pasado por este centro, que me viniese. Pero yo, la verdad, no tenía gana ninguna, estaba con tal depresión por no poder valerme por mí misma que no quería salir de mi casa, ni comer, ni ver la tele, tenía la moral por los suelos. Ni dormía, pasaba las noches enteras en vela.

Mis hijas me medio obligaron a asistir al centro ya que me veían muy deprimida, me apuntaron y no me quedó más remedio que venir. Los primeros días los pasé mal, no  quería conocer a nadie del centro, pero gracias a Ana, la directora, me fue levantando el ánimo con todo su cariño y apoyo de tal manera que al mes ya tenía una poquita de ilusión.

Venía en sillas de ruedas, con pañal y dependiente para casi todo, tenía que comer triturado por el poco apetito que tenía. Poco a poco, con los ejercicios empecé a mejorar y mi estado de ánimo comenzó a cambiar. Cuando vi que iba a mejor y dejé la silla de ruedas, me di cuenta de que el centro era un bien para mí y mi mente cambió totalmente.

Actualmente ando con andador y voy mejorando cada día, siendo capaz de dar cada vez más pasos yo sola. Ya no dependo de los demás para las actividades del día a día, soy autónoma y esa es la mayor alegría.

Los auxiliares han batallado mucho conmigo, teniéndome que ayudar día a día por lo que les estoy muy agradecida.

El centro me ha levantado el ánimo, me siento mejor. Tengo una buena relación con mis compañeros, con todos, nos apreciamos mucho y nos queremos. Me gusta participar en las actividades y lo hago con gusto. Hacemos pinturas, trabajos de cuentas, preguntas con las que tenemos la mente más activa. Por supuesto sigo realizando todos los días mis ejercicios de rehabilitación y en casa también.

En el centro me han dado la oportunidad de escribir un artículo, y he querido aprovechar para contar mi experiencia. Que la gente vea que a pesar de que a veces nos encontramos hundidos todos podemos remontar el vuelo.

Hoy le digo al mundo que vuelvo a tener ilusión y ganas de vivir.