Bienvenido a mayoresdecórdoba

Jueves, 13 de Diciembre

organizado
financiado
post-img

Teresa de la Cruz, una pintora en la residencia Arteclini de Córdoba

Los trabajos de esta usuaria decoran las paredes del centro dándoles un toque de color y alegría

A sus 94 años, Teresa de la Cruz sigue pintando cuadros y decorando platos con sus flores. Le encantan las flores y las pinta desde hace años. Los trabajos y manualidades de esta usuaria de la Residencia de Mayores Arteclini de Córdoba decoran las paredes del centro para darles un toque de color.

Cuando llegó a Arteclini, hace casi dos años, Teresa mostró pronto su afición y habilidad a todo el personal del centro. Los responsables del mismo aseguran que tienen cuadros y platos pintados por ella para llenar todas sus instalaciones. Ahora Teresa se dedica también a realizar otras actividades y manualidades que se llevan a cabo dentro de la programación del centro, para estimular otras de sus capacidades y fortalecer todas sus habilidades, como el resto de residentes.

Pero entre los juegos de mesa o la tele, entretenimientos de otros usuarios del centro, Teresa prefiere, sin ninguna duda, la pintura. “Los demás siempre quieren irse a la calle, pero como yo no puedo andar, me quedo aquí dentro y lo que quiero es pintar para no aburrirme”, explica esta residente.

La pintura es una afición que Teresa tiene desde hace años. Eso sí, asegura que nadie le ha enseñado nada, es autodidacta. Cuando vivía en su casa ya empezó a pintar ella sola: “Me gustan mucho las flores”, cuenta, “así que compraba mis lienzos y mis botes de pintura y pintaba flores”. Recuerda que llegó a hacer hasta “dos cuadros al día”. Después los regalaba a quien los quería, a su familia y a sus amigos. De entre todos los que hacía, afirma que su hija pequeña “tiene los más bonitos” y “los tiene muy bien cuidados y enmarcados”.

Ahora, aunque le da pena no poder estar con su familia, su deseo es poder seguir pintado sus cuadros de flores.