Bienvenido a mayoresdecórdoba

Martes, 13 de Noviembre

organizado
financiado
post-img

Una vida unida al deporte

Estar activos nos ayuda a estar sanos

Escribo desde Vitalia Espiel, mi última residencia, desde hace tres meses. Anteriormente he vivido 87 años en Córdoba capital, aunque yo soy natural de La Rambla (un pueblo de Córdoba). Nací en el año 1926, por lo que tengo 92 años y me llamo Antonio Salado López.

Quería transmitiros lo importante que ha sido el deporte para mí durante toda mi vida. Bueno, el llevar una vida activa en general. Aún hoy en día procuro llevarla a pesar de mis 92 años. Según mi parecer pienso que me conservo tan en forma porque toda mi vida he sido una persona activa, siempre he tenido algo que hacer.

Cuando tenía 10 años, al empezar la guerra, tuve que dejar el colegio y empezar a trabajar en una fábrica de estuches, cuberterías y juguetería de cartón. He tenido muchísimos trabajos durante toda mi vida, nunca me ha faltado. Hasta he estado 5 años en el extranjero (Alemania) trabajando en una mina de carbón. Por lo que siempre he luchado es porque mi familia tuviera una vivienda adecuada y nos les faltase de nada.

A pesar de lo mucho que he trabajado siempre he sacado tiempo para hacer deporte. Si nos remontamos al año 1945 cuando hice el servicio militar, al salir la primera bandera de paracaidistas del ejército del aire solicité entrar. Me aceptaron y tuve que irme a Alcalá de Henares donde me enseñaron paracaidismo.

Estando en Alemania sacaba tiempo de las muchas horas que pasaba trabajando en la mina y me iba a entrenar al equipo de fútbol de la empresa para la que trabajaba. Lo hacía sin remuneración, tan solo como un hobby.

Cuando tuve unos 60 años, mis hijos fundaron un club de senderismo “Club senderito”. Al comienzo era algo como un proyecto más familiar pero llegamos a ser sobre unas treinta personas. Organizábamos muchas salidas en las que no solo practicábamos senderismo sino también otros deportes como rapel, puenting, tirolina… cuando por mí ya rondaban los 70 años. Incluso nos llegaron a llamar de varios medios para hacernos entrevistas pues también nos organizábamos para limpiar el campo de basuras.

Tengo también bonitos recuerdos de tres maratones que corrí  de unos 10 km y gané tres medallas.

A pesar de que el Club Senderito desapareció yo he seguido practicando deporte.

Quiero decir que el hecho de venirme a vivir a una residencia no ha supuesto dejar de tener una vida activa, ya de acuerdo con la edad que tengo. Me levanto por las mañanas a las 7, hago mi cama, me aseo y todos los días doy vueltas alrededor del centro hasta la hora de desayunar. Al terminar me voy al gimnasio 45 minutos, que los distribuyo en media hora de cinta y un cuarto de hora en las escaleras/rampa.

Por lo que os animo a estar activos, llevar una vida lo más ocupada posible, pues siempre se pueden hacer cosas a pesar de las limitaciones que tengamos.

Antonio Salado López.